Skip to content

Y yo asiento en silencio

12 May, 2010

Silencio. Mi alma está a punto de hablar.

Las farolas se apagaron aunque, en realidad, nunca iluminaron más que un metro a su alrededor cansadas de que vagabundos las utilicen como apoyo tras errar describiendo eses botella de ron en mano y cantando quién sabe qué. El callejón se encuentra vacío, tan sólo un anciano se asoma allá donde la calle se dobla y se esconde tras las casas como se esconde mi sentimiento dentro de mí huyendo de ser visto. Rehusa mi alma de hablar pero cuando lo hace  no habla sino que grita y exclama sentencias mientras mi boca permanece inmóvil y mis cuerdas vocales quietas. Yo callo y ella habla y, cuando yo hablo, ella asiente en silencio.

Inoportuno momento el que escogió la vida para plantearme dudas, dificultades, cruces de caminos donde debo debo decidir que dirección tomar, en definitiva, problemas; justo cuando sé que nada consiguió vencerme. Mi vida es un poema sin final, cada día es un nuevo verso que solamente encuentra su rima en las mejores jornadas, en esas en las que parece marchar todo sobre ruedas como si la inspiración embriagase de su poder a quien maneja todo esto. Pero no creo en el destino, ¿qué sentido tendría vivir si no soy yo quien vive y tan sólo soy movido por unos hilos invisibles como una marioneta, decidir si no soy yo quien decide y tan sólo soy empujado por algo o alguien, soñar si (aunque siendo yo quien sueña) sé que todo está ya escrito? Soy yo quien escribe la historia de mi vida. En ocasiones, dicha historia, como toda buena historia, pasa por episodios turbulentos en los que parece que las farolas permanecerán apagadas por siempre y no alumbrarán más lo poco que alumbraban, y el callejón se estrecha conforme avanzas hacia lo que se presume como el final;  en esos momentos es preciso disponer de la fuerza necesaria para caminar sin que el cansancio produzca una gran mella como el filo de un cuchillo que poco a poco termina por hendir del todo. Hace falta mucha fuerza y valor para poder enfrentarse de tú a tú a la vida.

Hoy mi alma dice puedo y yo, no sin dudas pero aún con fe, asiento en silencio.

 

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s