Skip to content

Palavra

1 June, 2010

Te doy mi palabra.

¿Soy embustero cuando digo tal cosa? La derivación otomana de dicha expresión o de palabra de honor es palavra. Todo se debe al gran desarrollo económico del Estambul de la época debido a su hegemonía en la Ruta de la Seda y en el comercio entre Europa y Asia. Mercaderes de distintas nacionalidades convivían en el barrio de Gálata. Se hablaba el Sabir, una lengua compuesta por palabras francesas, italianas, turcas o griegas y que tomó, de mismo modo, vocablos castellanos que han sobrevivido hasta la actualidad. Así, te doy mi palabra se transformó en palavra con un significado completamente diferente (o quizás no tanto).

Palavra significa embustero.

Tal vez tenga alguna relación. El hombre sincero promete (con suma cautela y tacto para no correr el riesgo de arrepentirse) y lo comple mientras que el embustero, el mentiroso, despide palabas en forma de promesas dándoles la misma importancia que conversaciones sobre el tiempo que hace encerrados en un ascensor, o sea, ninguna. Una promesa equivale a no menos que una obligación. Si yo te prometo quererte siempre, he de amarte de hoy al fin de mi vida pues de lo contrario no cumpliré mi promesa y seré un embustero que habla por hablar pero no cumple aunque solamente sea por cumplir. Seré “un palavra” y de esos ya hay demasiados.  

 

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s