Skip to content

Febril mundo

27 September, 2010

 

El febril mundo que habitamos
se despierta
– o quizá ni duerme-
no más tarde de las siete.
Para entonces,
los autobuses ya van llenos de autómatas
que, sin alma, se dirigen a su trabajo
con su característico andar robotizado
(alguno incluso chirría oxidado
de cansancio de trabajar tan poco
otros, los menos, de trabajar tanto)
y demostrando cierta elasticidad
estiran los brazos
quitándose las telarañas del sueño
pegando sin querer, dicen, al de al lado.
Las mujeres levantan las persianas
vistiendo el delantal a modo de uniforme
perfectamente descombinado con las zapatillas
que tras varios lustros sin haber sido cambiadas
despiden ese fétido aroma inconfundible
y ya inseparable de la prenda.
[…]

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s