Skip to content

Se rompieron los cristales

9 January, 2011

Y se rompieron en añicos los cristales.
Ya no se refleja el sol con tanto brillo.
Ya no.

            Quién contempla ahora su fulgor
en esos diminutos trozos en el suelo
más que las hormigas de torso moreno
negras de andar sobre cristales rotos,
negras por haberse quemado muy poco a poco
con los restos de eso que es llamado sino
y no es más que el camino de la vida.

Creían poder decidir pero eso era antes,
antes de romperse también la esperanza,
justo tras haber reído sin quererlo
y, ya queriendo, caer muertas para siempre.
Tristes formícidos que vagan errantes
disimulados con espeso musgo
entre vestigios de una vida ya olvidada
en un lugar que prefieren no recordar
pues creen que mejor es pasar página
en el libro titulado Adiós, feliz mundo;
hola al resto, a la suma de tu historia
.

Hormigas entre ese grisáceo polvo
ni trabajan como trabajaban en su día
ni se comportan ya tal y como quieren,
lentas, cansadas de cargar con migas
tiradas por un extraño y gigante Dios.
Hormigas, vuestro destino está ya escrito,
rezad para que no sea tragedia
y que no sólo se pueda ver el destello
sino que lo que fue vida vuelva a serlo:
cristales reflejando el sol de nuevo.

Abril 2010

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s