Skip to content

La dicha de vivir

19 February, 2011

Dentro de su infinita ignorancia, aquel que más se pierde es quien prescinde de buscar un sentido, un camino o una brújula que lo oriente en medio de esta nada tan inmensa. La obviedad del “es difícil” apesta a una vagancia atroz que carcome una vida que aún no ha empezado a vivir si no consigue dar dos pasos seguidos sabiendo por qué los da. En estos tiempos de locos donde, contra lo que anuncian, la gente feliz es mucho más feliz, los desdichados se cuentan por potencias enésimas directamente proporcionales a las prisas, los desengaños y la nieblina espesa de los prejuicios. Mejor será (digo yo) tratar de pensar más con el corazón para que la razón verdaderamente razone y el tiempo no sea una losa pesada que aguantar y la dicha granos de arena que se escapen entre los dedos. A veces pienso que las matemáticas aún no calcularon lo necesario de la alegría y de dotar de un sentido a la vida, sea cómo sea. En este enorme sinsentido del siglo veintitantos y valga tanta redudancia, no hay más respuesta de la que se esconde a simple vista más allá del cristal o dentro de tu corazón. Sólo hay que buscar de un modo muy simple: viviendo.

 

 

Advertisements
One Comment leave one →
  1. Aitor permalink
    19 February, 2011 21:02

    Bua incredible! Me encanta enserio! Un saludo y a ver sinos vemos por clase! Un saludo. Aitor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s