Skip to content

También el fuego puede surgir del agua

14 April, 2011

Dejar reposar mi cuerpo sobre la infinitud del mar
notando como las olas mecen mi sueño
y ver el silencio emanar del líquido
y la oscuridad del fondo y confundirse mis lágrimas con el agua.

Es preciso vigilar las corrientes y las mareas,
conocer el tacto del océano
y soportar la tediosa costumbre que tiene de olvidar.

Tengo ya tendida mi alma y libre se balancea absorta
entre el olvido, el caso omiso, la duda y el amor
formando cuadriláteros que cercan el hastío.

Tienes tú mi vida en tus manos y mi llanto en tu vientre.

Pero este no es el mar, es lo que resta de un mar antiguo,
son apenas sus cenizas.

También el fuego, como las sombras,
puede surgir del agua.           

                                               ¿Recuerdas el humo?

Serpenteaba en su ascenso.
Lo mirabas, mirabas su figura,
su figura desconcertante tal y como es la figura tuya
que no ascendía sino que se precipitaba
hacia un mundo subterráneo algo más abajo del abismo.

Saltaban las esquirlas a nuestros pies.  

                                                                              Mataba respirar.

Queda ahora algo de ceniza entre mis dedos,
arena y agua desaparecidas, desaparecida tú, pronto,
cuando lo sentido emane también a la superficie
y sea aún más docil asido por las garras de la soledad.

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s