Skip to content

Al centro de lo evidente

26 April, 2011

Vamos a decir la verdad de una vez por todas. No contemos con finales felices ni ruegos ni súplicas ni amor. Vayamos al centro mismo de lo evidente. En mi afición olvidada por el dibujo se difuminan las sonrisas y el borrón no es “de cuenta nueva” sino de pánico por otra ilusión perdida, y los colores – ¿Qué colores pueden ocultar el gris del llanto? – rebasan el límite de lo correcto. Sin imágenes ridículas: ni soy lo que quiero, ni lo seré, ni viene a morir a mis pies la sombra que quisiera, ni estos dardos van para otro más que para mí mismo. Veamos, una vez más, los consejos vagamente útiles del protector solar y sigamos mintiéndonos. De todas formas, la mayor mentira es la falta de reproches que dirijo (que me dirijo) en esta queja mordaz. Ni soy tan malo ni tan responsable. Los sueños carecen de sonoridad, ecos de relojes rompiéndose en añicos.

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s