Skip to content

El límite de las lágrimas

15 August, 2011

León Tolstói comienza su libro Anna Karénina así: “Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. Todos los que sonríen, como sonríen las familias felices, lo hacen de un modo parecido pero los que lloran, como lloran las familias desgraciadas, esconden una interrogación inalcanzable. Es más previsible lo apacible porque no se esconde, no huye de las miradas que pretenden superar el límite que impone la lágrima: las avenidas infinitas de las grandes ciudades se parecen unas a otras; pero cada callejón tiene una sombra y un misterio distinto. Todas las palabras se parecen unas a las otras –salvo amor, libertad y patria– pero cada silencio tiene su matiz y su distancia.

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s